10 Reflexiones sobre el la Final AA del Campeonato del Mundo

Por: Andreea Balcázar
Fotografías: FIG, USAG

La final All Around femenil es, sin duda, el evento más esperado de esta disciplina. Un año, desde que Biles se coronó por primera vez, donde Estados Unidos hizo el uno, dos y Mustafina consiguiera el bronce tras un duro regreso después de los Juegos Olímpicos. La gimnasia de ese entonces, parecía bien definida, la diferencia entre un puesto y otro en el medallero era mayor a un punto, en cada rotación.

Hoy la historia es distinta, la diferencia entre el primer lugar y el quinto, hasta la última rotación fue de poco menos de una unidad, lo que hizo a esta competencia mucho más interesante de lo que se esperaba.

Aquí las diez reflexiones que surgieron después de ver a las 24 mejores gimnastas del mundo:

1. Simone Biles de hierro pero no invencible

10403371_10152048401367168_3350676513028409180_n

Si bien, la ahora bicampeona del mundo, se mantuvo en la primera posición desde la primera rotación, en la competición de hoy, sus compañeras le demostraron que su gran nivel de dificultad no es invencible y que necesitará un poco más que eso, si es que quiere repetir la historia el próximo año y por su puesto en los Juegos Olímpicos en el 2016.

2. Iordache oficialmente la nueva estrella de Rumania

10701972_10152775746058277_6598706435055938202_n

Pese a que la experiencia de Iordache es ya amplia, pues desde finales del 2012, con el retiro de Ponor e Izbasa, se convirtió en la figura fuerte (o la única) del equipo rumano, aún no podíamos considerarla como la estrella que este histórico país esperaba, pues si existía una palabra que la describiera era “inconsistencia”.

En esta ocasión, Larissa supo dominar los nervios y demostrarle al mundo entero su madurez deportiva, sobre todo con los escándalos que tiene la Federación de Gimnasia de su país y tras la renuncia (por enésima ocasión) de los entrenadores nacionales, a pocas semanas del Campeonato del Mundo.

Hoy se cuelga la plata y el título de sub campeona del mundo, por sólo .466 debajo de Biles, lo que deja claro que tiene todo para ser la nueva reina, no sólo de la gimnasia rumana sino del mundo.

3. Ross y su bajo perfil, La gimnasta más consistente.

10592723_10152762276198277_6164623112553372109_n

Desde aquel histórico oro en Londres 2012, Ross no ha parado. Tiene claro su objetivo y es repetir la experiencia en Río, pero ahora con más experiencia y posicionamiento. En aquel equipo de oro, Ross estaba a la sombra de Jordyn, Raisman, Maroney y Douglas. Fueron pocos los que prestamos atención a su talento y consistencia.

Dos años después, podemos decir que, pese a compartir podio (nacional y mundial) dos veces con Biles, no se encuentra a su sombra, Kyla ha construido sola su nombre, pero sobre todo lo ha mantenido constante en los mejores escenarios del mundo, y lo ha hecho por su talento, sencillez, discreción y constancia.

4. Brava Ferrari! Viva l´ Italia.

10369881_10152775745728277_5947392099757483699_n

Es de asombrarse que a ocho años de convertirse en Campeona del Mundo, la italiana siga en el ojo público y de que manera. Mientras la mayoría de las gimnastas de su generación ya se ha retirado, Vanessa sigue dando grandes resultados.

Colocarse dentro de las mejores diez del mundo, durante tanto tiempo no es cosa sencilla, sobre todo cuando los códigos cambian, la dificultad aumenta a pasos acelerados y las gimnastas más jóvenes (y con menos lesiones) compiten a la par.

5. Mustafina: La ambición de una federación. 

10620627_10152753538048277_7858026244537764107_n

Claro es que Mustafina, es por antonomasia, la gimnasta de la actualidad, no sólo por sus grandes resultados, sino por su fuerte personalidad e impactante presencia. Poco vimos de ello en la final por equipos, donde observamos a una Mustafina, consistente pero cansada, situación que se confirmó durante la final AA.

Si bien Aliya, realizó un gran esfuerzo por volverse a colocar en el podio, no fue suficiente. Las lesiones, la presión y el desgaste físico hicieron sus estragos; errores en viga, casi una caída y la pérdida de sus conexiones más importantes la pusieron en un escenario vulnerable, del que no supo recuperarse al perder la primera línea acrobática en manos libres.

Recordemos que desde Londres, es poco el descanso que la multi campeona ha tenido. El equipo ruso está haciendo algo mal, sus gimnastas veteranas no han logrado recuperarse desde los Juegos Olímpicos, Komova pareciera ser cosa del pasado, Paseka, lesión tras lesión. Han tenido que regresar al equipo a Nabieva, quien se retiró en meses pasados ( no le duró nada) y revivir a Ekaterina Kramarenko para dar fortaleza al equipo. ¿ Podrá la ambición una federación terminar con su invaluable talento? Esperemos que no.

6. China el equipo más sólido desde Beijing 2008

1959792_10152764859308277_9099323198494943939_n

El equipo chino quiere retomar su poderío y va por buen camino, su segundo lugar por equipos lo reafirma. Sus gimnastas van ganando experiencia y confianza, han soltado el peso que tenían encima de aquel gran equipo del 2008, del cual quedaban aún gimnastas hasta el año pasado, hoy todas retiradas, permiten a las jóvenes brillar con luz propia.

7. La gimnasia ya no es un juego de niñas

1653919_10152775745688277_6968583437005821054_n

En el pasado (nada lejano) las gimnastas a los 16 años se retiraban, hoy tienen otras posibilidades. Si bien el talento joven llega con gran fuerza, las veteranas demuestran que la edad no está peleada con la capacidad.

El promedio de edad en esta final fue de 18 años (dos más que hace algunos años). Jessica López de 28, Mata Pihnan- Kulezsca de 27, Elsa García de 24, Vanessa Ferrari y Ekaterina Kramarenko de 23, entre otras, dan muestra de que cuando se es gimnasta, se es para toda la vida.

8. Bienvenida Latinoamérica a los mejores del mundo

10641105_10152775745613277_5664407633996080429_n

Brasil abrió el camino para Latinoamérica, al ser la primera nación de esta región del continente en clasificar por equipos a unos Juegos Olímpicos, al ser finalistas olímpicas y mundiales. Los otros países del América poco a poco se posicionan entre las mejores.

En esta final pudimos ver a la venezolana Jessica López, quien se colocó como  la octava mejor gimnasta del mundo. Elsa García, de México, la otra latina que lleva en alto en nombre de su país al ubicarse en el sitio 23.

 9. Honor a quien honor merece.

10339750_10152044160057168_6476675453273985049_n

Son múltiples las críticas que se hacen hacia el equipo estadounidense, poniendo en tela de juicio su talento sobre sus no muy grandes condiciones artísticas. Lo cierto es que Estados Unidos ha hecho lo que ninguna Federación hasta el momento, encontrar la fórmula exacta para preparar a las mejores, no sólo en lo físico sino en lo mental y en lo emocional.

Estados Unidos, y me confieso no amante de su gimnasia, pero sí objetiva, está en el primer lugar por una única y sencilla razón: porque lo merece.

 10. Biles- La mejor competidora. 

10659244_10152775746048277_2098257755461439959_n

Si existiera un premio a la mejor competidora, sin duda debería ser otorgado a Biles. Pareciera que esta pequeña y simpática gimnasta perteneciera más a la gimnasia varonil que a la femenil, y no lo digo por otra cosa más que por su increíble capacidad de aceptar sus errores, de reconocer el trabajo de sus competidoras, felicitar a quienes son mejor que ella y consolar a quienes han tenido un mal momento, pero sobre todo por siempre tener esa incomparable sonrisa en la cara, incluso aún si los resultados no le favorecen.

11. El PILÓN… EL ROSA ES LO DE HOY. 

10302239_10152048399492168_5840091426087646744_n

10406426_10152775745943277_6622234279679887546_n