Tiempo de lectura: 5 minutos

Hace 41 años el mundo del deporte revolucionó por completo. Durante los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, una niña de 14 años era capaz de convertirse en la sensación de la justa veraniega, al protagonizar las más importantes portadas de los medios internacionales, luego de ser la primera gimnasta en la historia en obtener un diez perfecto en Juegos Olímpico.

Desde los Juegos Olímpicos de 1932, la compañía suiza Omega, había sido la responsable de los temporizadores y las pizarras de puntuación. Previo a los Juegos Olímpicos de Montreal, en 1976, la Compañía contactó al Comité Olímpico Internacional y preguntó sí era conveniente sustituir las antiguas pizarras tres dígitos por unas novedosas que incluyeran una cuarta cifra, en caso de que alguna gimnasta puntuara 10.00, la respuesta del COI fue inmediata y rotunda “Obtener un 10.00 es imposible”.

El 18 de Julio, el segundo día de competencias en Montreal, la rumana Nadia Comaneci de 14 años realizó su primera aparición, pocos imaginaban que lo que estaba apunto de suceder sería historia. Nadia realizó una extraordinaria rutina de asimétricas, a la que los jueces no pudieron deducir ni una sola décima. Tras algunos minutos, la puntuación no aparecía, situación que provocó el asombro de la audiencia y de las mismas competidoras, el tránsito de personas en el área de competencia no era normal, hasta que de pronto un 1.00 surgió en la pizarra.

Nadia Comaneci Perfect 10.

Nadia había obtenido un perfecto 1.00 pues el marcador no podía registrar una cuarta cifra. Ese día, la pequeña gimnasta de sonrisa apenas marcada, había hecho historia, había roto cualquier récord en la gimnasia y continuó haciéndolo durante los días restantes de competición. Comaneci consiguió un total de siete dieces perfectos y acaparó la atención de los Juegos, tal y como lo hiciera Olga Korbut un ciclo olímpico anterior.

Por segunda ocasión consecutiva, los Juegos eran protagonizados por una gimnasta, pero el impacto que tendría Nadia, iría más allá de cualquier precedente. El 18 de Julio de 1976, nació una leyenda, la imagen que revolucionaría el deporte y que quedaría perpetuada en la historia.

Nadia Comaneci Montreal 1976

Los Titulares en 1976

La gimnasta rumana Nadia Comaneci ha recibido la distinción a la que sólo las más grandes gimnastas pueden aspirar, en un deporte que se caracteriza por el ego y la exigencia de los jueces.

Pero cuando la actual  Campeona Europea de 14 años recibió la puntuación máxima posible: 10.00, tras su perfecta rutina en las barras asimétricas, los jueces no tuvieron más remedio que unirse a los aplausos que el resto de los 18,000 espectadores le otorgaron.

Es la primera vez que una puntuación perfecta es dada durante unos Juegos Olímpicos. La precisión de la señorita Comaneci en la viga y en los ejercicios de suelo es cautivante, se mueve con gracia y delicadez, en momentos sus ejercicios parecieran escasos de fuerza, pero son las acentuaciones de coreografía que buscan dar mayor profundidad a su actuación.

Además de su indudable calidad, es el carácter de Comaneci el que la ha convertido en la gran favorita para las finales. A diferencia de Olga Korbut, el encanto en las rutinas de Nadia es obvio y no parece estar preocupada por agradar a los jueces ni a los espectadores.

Al encanto de Comaneci ya han surgido corrientes contrarias, como la de la entrenadora rusa y ex Campeona Olímpica, Larissa Latynina, quien ha comentado que la gimnasta rumana no debió haber obtenido la calificación perfecta, pues dio un paso al frente tras el aterrizaje de su ejercicio de asimétricas.

Pero las palabras de Latynina sean quizá sólo una estrategia para fortalecer la confianza de sus gimnastas, pues no solo ella parece desconcertada ante la increíble actuación y dominio de Comaneci, también parecen estarlo la actual Campeona Olímpica Lyudmila Tourischeva, Olga Korbut y la gimnasta rusa no. 1 del momento, Nellie Kim.

The Guardian, 20 de Julio de 1976. Montreal, Canadá. 

Olympics-Comaneci-001

” Todo mundo estaba sorprendido, de que una niña de 14 años fuera capaz de presentar el nivel de gimnasia que yo hacía, incluso yo no sabía que pudiera dar una competencia tan extraordinaria como la que di ese día.”

Nadia Comaneci, Julio 20, 1976.

Nadie como Nadia

Con poco más de una década de edad, Nadia Comaneci había escrito su destino para el resto de su vida, pues desde ese momento nunca más volvería al anonimato. Nadia marcó una era no sólo en la gimnasia, sin en el deporte entero, dio presencia al deporte femenino, aún en estos días dominado por el patriarcado, e inmortalizó su figura como símbolo de la lucha de la mujer por pertenecer a un mundo, que “no estaba destinado para ella”.

La imagen de Comaneci y el primer 10 perfecto en la historia de los Juegos Olímpicos permanecerán para siempre en la memoria de quienes tuvieron la oportunidad de vivir esos Juegos, pero también en la de aquellas miles de gimnastas, que inspiradas por ella, alguna vez soñamos con alcanzar la perfección.

Leer También: 10 Películas y documentales de gimnasia que ver en Youtube

Por: Andreea Balcázar con información de The Guardian 
Fotografías:
 The Guardian
GIF: nastialiukin.tumblr.com