Tiempo de lectura: 4 minutosTabea Alt ganó su segunda Copa del Mundo de esta temporada luego de ejecutar cuatro preciosas rutinas, que si bien continúan trabajándose ya la llevan a colocarse como una de las grandes favoritas para oro en el próximo Campeonato Europeo, y por qué no decirlo: la rival a vencer.

La alemana, olímpica en Rio 2016, superó a la estadounidense Victoria Nguyen, quien compitió por primera vez como senior en Londres y quien a pesar de los errores, podría aspirar a ser una de las figuras la escuadra de las barras y las estrellas para este ciclo olímpico.

En Londres, Alt comenzó la competencia con un DTY con el que obtuvo un 14.433. En asimétricas logró la mejor puntuación de la noche, con la bellísima ejecución de una modesta pero lucidora rutina, con potencial de convertirse en un ejercicio digno de final mundial. Pese a dos rotaciones sin percances, Alt no llegó a la viga confiada, situación que fue notoria desde el inicio de su ejercicio, con constantes pausas a causa de pequeños desequilibrios que terminaron en algunas pérdidas de conexiones y en una caída durante el aterrizaje de su doble carpado, producto de la premura de su salida con la finalidad de impedir la penalización del tiempo.

Alt cerró su segunda Copa del Mundo de este año, con una bella actuación en manos libres, que a pesar de poseer un no muy competitivo nivel de dificultad le dio la nota más alta de la rotación.

La medalla de plata fue para Victoria Nguyen de Estados Unidos, quien consiguió su debut internacional luego del último Campamento selectivo. Nguyen comenzó con un Yurchenko con giro, con poca altura y corto en el aterrizaje, que le valió 14.166. En asimétricas logró un trabajo limpio en términos generales, con algunos problemas de ejecución pero con la posibilidad latente de mejorar. La historia cambió durante su ejercicio de viga, dos grandes desequilibrios le otorgaron un muy castigado 12.866 pese a poseer 5.8 de dificultad. Nguyen finalizó su actuación con una regular rutina de piso, de interesante trabajo coreográfico pero con deficiencias en los aterrizajes tanto de los acrobáticos como de los saltos.

Por su parte, Amy Tinkler, se colgó el bronce en su primera competición all around (completa) desde el Campeonato Nacional de Gran Bretaña el año pasado. Tinkler de 17 años, aún tiene mucho por mejorar para ponerse a la altura internacional, pues dos ejercicios buenos no serán suficientes para acercarla al podio durante al Campeonato Europeo.

 

Ana Pérez de España terminó en cuarta con un acumulado (muy castigado) de 53.299. Ana ejecutó una espectacular rutina de viga con la que únicamente consiguió 13.6 (4.6) y un estable ejercicio de asimétricas que también se quedó corto en cuanto a calificación, situación que la alejó del podio pese a tener una de las competencias más sólidas de su carrera y sin duda alguna la más equilibrada de la noche.

 

Quien no termina de brillar es la rusa Angelina Melnikova, quien se colocó quinta con una puntuación de 52.599. Melnikova lució cansada y con falta de energía, algo ya común en ella, por lo menos desde los Juegos Olímpicos de Río, lo que desencadenó en constantes errores en todos los eventos, mismos que sólo fueron empeorando al transcurso de la competencia, una pena para quien hace un año se vislumbraba como la gran revelación de la gimnasia rusa.

Atrás en la tabla quedaron Ilaria Käslin de Suiza con 50.699 y Tisha Volleman de Holanda [50.465] cuyo evento más destacado fue salto, pero quien también regaló un momento peculiar al ejecutar su ejercicio de manos libres, pues siguiendo la tendencia de su escuela, presentó una rutina llena de dramatismo y trabajo coreográfico.

 

Imágenes: The Couch Gymnast