Tiempo de lectura: 3 minutos94231-798-550

Jesús Carballo, la figura detrás de la formación de los equipos españoles, fue forzado a presentar su renunciar como coach de cabecera, esto debido a las acusaciones de malos tratos hechas por una gimnasta a quien  dirigió en la década de los ochenta.

Carballo, ha sido el corazón de la gimnasia española en las últimas tres décadas. Llevó a Elena Gómez, a conseguir el título mundial de piso en el 2002 y a  Patricia Moreno al bronce en el mismo evento en los Juegos Olímpicos de Atenas, su hijo Jesus Carballo Martínez logró la primera posición en el campeonato mundial del 96 en el ejercicio de barra fija, mismo que fue elegido como Presidente de la Federación Española de Gimnasia en el 2010.

Dicha noticia fue dada a conocer en días pasados, según el programa ‘Al primer Toque’, la denunciante, cuyo nombre no fue revelado, acusa a Carballo, de 68 años, maltrato y humillaciones, por lo que la decisión del Consejo Superior de Deportes fue inhabilitar al entrenador de su cargo y quien estaba próximo a su jubilación.

Jesús Carballo aseguró a EFE que no tiene “ni idea de lo que ha pasado” y mencionó que se encuentra en shock, pues no conocía la decisión ni las razones, pues el CSD se limitó a enviar una carta a su domicilio en la que notifica su despido.

Cuando estaba a punto de empezar a hacer otras cosas aparece esto, que es una cosa muy rara. No tiene sentido. Todo el mundo de la gimnasia está sorprendido. (…) No sé gran cosa del asunto, me han dicho que es una mujer que ahora tiene 50 años. (…) Parece que todo viene desde muy atrás (…) Cuando sepa de dónde procede la denuncia y a qué obedece informaré públicamente de todos los detalles

Según el periódico el País, Carballo lleva poco más de una semana sin visitar el Centro de Alto Rendimiento de Madrid, pues califica la situación como grave, no sólo porque el entrenador fue denunciado ante la policía sino por la premura con la que el CSD actúo.

La historia de Carballo para la gimnasia española es trascendental, sus primeros Juegos Olímpicos fueron los de Moscú 80, a donde acudió con tres gimnastas, y desde entonces no se ha perdido uno solo.

El día de ayer, muchas de sus gimnastas, de todas las décadas, salieron en su defensa a través de las redes sociales e incluso comenzó la circulación de una carta en apoyo al entrenador. Isabel Soria, mundialista en el 85, Mercedes Pacheco, Olímpica en el 96 y alumnas de la nueva generación como la recién olímpica 2012, Ana María IzurietaRoxana Popa.

Me siento muy apoyado. Me han llamado de toda España, de todos los equipos (…) Solo queda esperar.