La gimnasta rumana, Diana Bulimar será sometida a cirugía luego de sufrir una ruptura parcial en el tendón de Aquiles mientras entrenaba sus ejercicios de suelo el sábado pasado, situación que la mantendrá fuera de las competencias, posiblemente, el resto del año.

A quince días del comienzo del Campeonato Europeo, donde el equipo buscaba redimirse después de no clasificar por primera vez en su historia a Juegos Olímpicos, la lesión de Diana resulta ser una llovizna más dentro del huracán.

Si bien, los problemas de esta nación radican desde la base de su sistema gimnástico, parece ser que Rumania se ha convertido en la víctima predilecta del destino en los últimos meses. Con una serie de eventos desafortunados, las gimnastas han tenido que mostrar su temple para seguir adelante a marchas forzadas, razón por la cual creemos que se ha desatado una oleada de lesiones (Ponor,Jurca, Iordache,Bulimar y otras más que no están físicamente al 100%) pues son consecuencia directa de la gran presión a la que han sido sometidas, de la gran responsabilidad que ha sido depositada en ellas y  de la lucha solitaria que han enfrentado en el último año.

Fotografías: Federación Rumana de Gimnasia