Tiempo de lectura: 3 minutos

El fin de la era Uchimura ha llegado. El Campeonato del Mundo de Montreal 2017 proclamará un nuevo campeón.

Durante siete años, Kohei Uchimura ha tenido control absoluto de la gimnasia artística varonil. Pero hoy, el imperio ha llegado a su fin. Luego de lesionarse durante la segunda rotación de los clasificatorios del Campeonato del Mundo 2017, un nuevo campeón tiene que ser nombrado.

Uchimura comenzó el primer día de competencias en Montreal, como sólo el sabe, con un extraordinario ejercicio de anillos, que le recordaba al publico la belleza de su gimnasia. Sin embargo, para la segunda rotación su suerte cambiaría.

Durante su ejecución de salto, el seis veces Campeón del Mundo, tuvo una caída ligeramente forzada que de inmediatamente resintió su tobillo. Aunque intentó mantenerse en pié, el dolor doblegó al japonés y tuvo que ser auxiliado por su equipo técnico. Para acto seguido ser asistido por los médicos de la Arena Olímpica.

Uchimura salió del área por unos minutos, bajo su propio pie, pero con evidentes molestias. Poco después regresó a la competencia y se dirigió con dificultad, junto a su equipo, al siguiente aparato: barras paralelas.

El también Campeón Olímpico, realizaba movimientos para verificar que su tobillo no pudiera darle más problemas, pero parecía que el dolor no cedía. Uchimura, decidió competir directamente sin haber probado el aparato. El menor impacto posible, era necesario para terminar la competencia.

El gimnasta inició su ejercicio con pequeños problemas en las verticales, pero logró remontar con creces y mostrar su extraordinaria dificultad y técnica. Pese a ello, la salida le dio nuevamente molestias. Había problemas y eran notorios en sus expresiones.

Uchimura llegó a su cuarta rotación, aparentando estar mejor, seguía dispuesto a competir. Pero el momento en que tocó el aparato cambió su perspectiva y decidió no comenzar su ejercicio. Con ello, renunciaba al resto de la competición y por ende al sueño de continuar con su increíble marca de mundiales ganados, a su inigualable legado.

La Arena quedó en silencio; Las redes sociales estaban fuera de control. El dominio de Uchimura había llegado a su fin y no estábamos listos para ello, al menos no bajo estas circunstancias. Esperábamos que cuando llegara ese día, fuera en el área de competencia; En un duelo de titanes como el que presenciamos en Río junto a Oleg Verniaiev, pero no así. No con una lesión a cuestas. No sin la posibilidad de que el rey defendiera sus dominios.

Con la incredulidad a flor de piel e intentando digerir lo que ha sucedido, sólo hay una cosa clara y es que en Montreal 2017, veremos un nuevo Campeón del Mundo.

La lucha por el trono, sin Kohei, no sera la misma, eso lo sabemos todos. Quien se lleve el título a casa sabrá que es propio por que las circunstancias así lo han querido y porque el trabajo duro siempre trae sus recompensas. Pero también reconocerá, que el sabor de su triunfo sería más exquisito de haber vencido a la leyenda.

Y es que hablando con sinceridad, los principales contendientes no llegan a un mundial esperando ganar el oro. Arriban con el deseo de vencer a la más grande figura de la gimnasia: Uchimura.

La leyenda de la gimnasia: Kohei Uchimura sufre lesión y le impide continuar con su dominio

Por: Andreea Balcázar
Fotografías: Christy Ann Linder/FIG/Flo Gymnastics