La Federación Estadounidense de Gimnasia, ha decidido dar marcha atrás y cancelar la compra del Rancho Karoly, sitio que pertenece a los legendarios entrenadores: Marta y Bella Karoly.

 

Tras anunciar su retiro, poco antes de los Juegos Olímpicos de Río 2016, Marta Karoly dejó claro que buscaría desvincularse del deporte y vivir sus últimos años posiblemente en Rumania. Al menos ese era el plan que durante tanto tiempo fabricó con su esposo, Bella, entrenador de Nadia Comaneci, Mari Lou Retton y Dominique Moceanu y quien tomara el mando del equipo estadounidense a inicios de los noventa para después cederlo a Martha en el 2001.

USAG parecía estar de acuerdo con ese plan. Por al menos dos años, la Federación estuvo en búsqueda de quien sería el nuevo coordinador nacional, quien tomaría el sitio de Karoly una vez terminados los Juegos Olímpicos de Río.

Para dar peso a esta nueva era de su gimnasia, la Federación anunció que el sistema implantado por los Karoly se conservaría. Esto incluía los campamentos mensuales, a los que las seleccionadas nacionales asisten con obligatoriedad, motivo por el cual adquirirían la propiedad Karoly.

USAG no comprará el rancho Karoly

Una semana al mes, las seleccionadas estadounidenses eran concentradas en el Rancho Karoly

Martha Karoly en Campamento Selectivo

Un drástico cambio

Sin embargo, la situación cambió drásticamente poco antes de Río. Decenas de acusaciones sexuales salieron a la luz pública. Ex gimnastas nacionales, de distintas generaciones, alegaban haber sufrido abuso por parte del médico nacional: Larry Nassar, quien acompañó al equipo el mismo tiempo que los Karoly estuvieron al mando.

Pese a no ser acusados directamente, los Karoly se han enfrentado a la opinión pública debido a su omisión ante los abominables hechos y han sido acribillados por las mismas gimnastas, quienes aseguran que la dinámica vivida en el rancho, favorecía a Nassar para realizar sus abusos físicos, mismos que disfrazaba de tratamientos médicos.

Durante meses, USAG hizo caso omiso a las acusaciones, que con el pasar del tiempo incrementaban, y que incluían ya casos de gimnastas con mayor impacto público, entre las que se incluían medallistas mundiales y olímpicas. Hecho que que finalmente encarriló a la Federación a solicitar la renuncia de quien fuera el Presidente de la misma: Steven Penny.

Una semana al mes, las seleccionadas estadounidenses eran concentradas en el Rancho Karoly

Final Five y Martha Karoly Juegos Olímpicos de Río 2016

El fin de una era

Parecía que con esta decisión, USAG entraría en aguas más tranquilas, pero no fue así. Al tiempo que el juicio contra Nassar sucedía, más casos salían a la luz, situación que desencadenó en una nueva medida: no adquirirían la propiedad Karoly, sitio que en el imaginario colectivo había dejado de relacionarse con las grandes victorias de su equipo y se había convertido en el semillero de abusos.

USAG no dio mayor explicación que la de “problemas con la documentación del predio” y un desequilibrio en sus finanzas en caso de adquirirlo, razón por la que el futuro de la residencia Karoly es ahora incierto. El terreno cuenta con tres gimnasios, estudio de bailes, cabañas para 300 atletas y un comedor.

Martha y Bela Karoly esperaban que el Rancho que durante años ha sido la casa del equipo nacional y que además a albergado a miles de gimnastas internacionales cada verano, fuera el monumento a su legado, un legado tan controversial como brillante, pero el destino tenía preparada otra historia para ellos.

 
Por: Andreea Balcázar
Fotografías: J. Patric Schneider para The Times