Tras dos noches de intensa competición, Estados Unidos ha nombrado al que será su equipo representativo en los Juegos Olímpicos de Río, comandado por la actual campeona olímpica Aly Raisman, quien a los 22 años se convierte en una de las all arounders de mayor edad que ha competido para el país Norte Americano en Juegos Olímpicos.

Raisman tendrá a su mando, el que sería su segundo equipo olímpico y con su liderazgo buscará refrendar el título que obtuvieran hace cuatro años, donde se coronaron como indiscutibles campeonas de la competición deportiva más importante del mundo.

Simone Biles, actual tricampeona mundial se une a las filas del equipo y se proclama como la figura más fuerte del mismo, con la posibilidad de conseguir medalla de oro en 5 de las 6 finales que se disputarán en Río (Equipos, AA, VT,BB,FX) con lo que buscará seguir haciendo historia para su país, para la gimnasia y para ella mismas.

Al equipo se integra la debutante senior Laurie Hernández quien ha tenido un año extraordinario. Laurie comenzó como una promesa para el equipo, su extraordinaria carrera como juvenil la respaldaba, pero ante una escuadra tan talentosa, las posibilidades de conseguir el sueño olímpico se veían lejanas, sin embargo Hernandez se encargó de sacar provecho a su talento sobre su juventud y poco a poco se fue posesionando como gran favorita, hoy no solo consigue su ticket a Río sino que podría incluso conseguir una final olímpica en la competición all around.

Kocian aseguró estadía en el equipo, cuando demostró ser mucho más que una especialista, al competir sólidamente en los cuatro aparatos, una situación parecida a la de McKayla Maroney hace cuatro años. Madison se impone a su compañera Ashton Locklear y consigue la plaza de especialista, con la que estará buscando el título de sus especialidad, tal y como lo hiciera en el pasado Campeonato del Mundo.

A pesar de los múltiples errores y de actuaciones muy por debajo de la calidad del equipo estadounidense, Douglas consiguió unirse y con ello la posibilidad de defender su título. Si bien para muchos (incluyéndome) esta decisión es cuestionable, para el Comité Olímpico de aquel país sus actuaciones han sido suficientes.

A un paso del sueño, se quedan MyKayla Skinner quien tuvo dos extraordinarios días de Olympic Trials, demostrando a todos sus detractores que el talento no solo es nato, sino que se construye día a día en los entrenamientos, Ashton Locklear quien tiene una historia de vida extraordinaria y que luchó hasta el último suspiro por su plaza olímpica y Ragan Smith que superó las dificultades del nacional dando una batalla extraordinaria, todas ellas son las tres alternantes del equipo quienes también viajarán a Río, pero tendrán una preparación diferente a la de las titulares.

No cabe duda que el equipo del 2016 es uno de los más completos que Estados Unidos ha tenido en los últimos años y que todas estas gimnastas defenderán con creces la confianza que Marta Karoly y el Comité de Selección les han brindado.

En el camino se quedan grandes atletas, talentosas y competitivas internacionalmente, para quienes quizá, su único error haya sido el pertenecer al equipo potencia de la gimnasia artística, ese que podría enviar a tres escuadras olímpicas diferentes y seguir estando en lo alto del medallero.

Fotografías: USA Gymnastics