La última de las finales de la gimnasia artística femenil en los Juegos Olímpicos de Río y una de las más deseadas por el público, debido a la conjunción de la belleza, la fuerza y la potencia en una sola rutina. Pese a ello, esta final es quizá la más predecible en estos Juegos debido a la alta dificultad que  Estados Unidos maneja en este aparato, lo que hace a sus gimnastas prácticamente inalcanzables, por lo que la contienda más reñida es la que se dará por el bronce al que por lo menos la mitad de las competidoras pueden apostar.

 

Ranking clasificatorio

RkNombrePaísDEPTotal
1Simone Biles USA6.99.06615.966
2Alexandra RaismanUSA6.68.90015.500
3Amy Tinkler GBR6.48.53314.933
4Vanessa Ferrari ITA6.38.46614.766
5Yan Wang CHN6.38.366 14.666
6Erika Fasana ITA6.18.433 14.533
7Mai Murakami JPN6.38.233 14.533
8Giulia SteingruberSUI5.46.700-0.311.800

Orden de Partida

Mai Murakami (JPN)
Era lo promesa del equipo japonés el ciclo olímpico pasado, pero una lesión le impidió competir en Londres. En 2013 quedó muy cerca de ser medallista mundial en este aparato al ubicarse en el cuarto sitio con una extraordinaria rutina, que para muchos merecía el bronce. Los años siguientes no fueron tan fructíferos para la gimnasta japonesa, en 2015 quedó fuera del equipo mundialista, pero una lesión de una de sus compañeras la puso de nuevo en juego y ayudó a su escuadra a ubicarse en un histórico quinto sitio y además se posicionó como una de las gimnastas más completas de la actualidad. Mai es una extraordinaria especialista en suelo, posee un estilo peculiar y es capaz de ejecutar altos niveles de dificultad, por lo que no la descartaríamos como una contendiente seria al bronce.
Dificultad: 6.2

Yan Wang (CHN)

Ha sido la gimnasta china más exitosa de estos Juegos, pues pese a sólo conseguir la presea por equipos, es quien en más finales ha participado. Wang es una gimnasta de mucho carisma y potencia pese a su menuda complexión. Tiene un gran ejercicio de suelo y la tercera mejor nota de dificultad lo que sin duda la hace una fuerte candidata al podio, sin embargo Wang deberá mejorar notoriamente su nota de ejecución para aumentar sus posibilidades, pues la contienda por el bronce será quizá una de las más reñidas de los últimos tiempos.
Dificultad: 6.3 

Erika Fasana (ITA)
Italia es por tradición un de los países que consiguen las finales de este aparato en los Campeonatos del Mundo y en Juegos Olímpicos, en el pasado solíamos ver a Ferrari y a Ferlito brillando en este evento, pero en estos Juegos todo el equipo tuvo una más que brillante actuación consiguiendo meter a dos gimnastas a la final.  Aunque Fasana es una cara nueva en la final, no lo es en Juegos, pues la italiana también compitió por su nación en Londres 2012, y ahora en Río está quizá en el mejor de sus momentos, por lo que será un placer verla en acción en una merecida final.  
Dificultad: 6.1 

Amy Tinkler (GBR)
Sin Rusia y Rumania en la final de piso, es la oportunidad perfecta para que nuevas figuras y nacionalidades que no solíamos ver en este evento, tengan su momento para brillar. Tinkler posee el clásico estilo británico, es una gimnasta de gran potencia y agilidad lo que la llevan a dominar una alta dificultad. Tinkler es la actual Campeona Nacional en este aparato, lo que sin duda la convierte en un espectáculo asegurado y en una digna rival.
Dificultad: 6.3 

Simone Biles (USA)
Biles es la Campeona Mundial de suelo desde el 2013, posee no sólo la más grande dificultad sino que suele dar las notas de ejecución más altas en competencia y cómo no hacerlo si es dueña de una técnica impecable. Biles es la indiscutible candidata al oro, su dominio es tal en este evento que se encuentra a más de un punto de la siguiente gimnasta (sin contar a Raisman) por lo que podría darse el lujo de caer y aún estar en contienda. La principal rival de Biles y la única que podría acercarse a ella es su compañera de equipo, por lo que Biles deberá concentrarse en dominar su potencia y controlar sus aterrizajes, que es donde obtiene la mayor cantidad de deducciones, para así reducir las posibilidades de Raisman de defender su título.
Dificultad: 6.8

Giulia Steingruber (SUI)
La actual Campeona Europea en este aparato, buscará dar lo máximo posible para acercarse al podio, y es que, aunque su ejecución suele ser más castigada que la de algunas de las competidoras con las que estará peleando de cerca, Giulia tiene todo para conseguir el bronce olímpico: potencia, determinación, seguridad y elegancia, sin embargo la gimnasta suiza deberá forzosamente controlar todos sus aterrizajes quizá apostar por alguna nueva bonificación para así aumentar sus posibilidades al podio.
Dificultad: 6.2

Alexandra Raisman (USA)
Es la actual Campeona Olímpica en este evento y la única con la dificultad suficiente para pelear por el oro con Simone Biles y así defender su título. Pese a ello, no se ve factible que Raisman arriesgue  de más, por lo que es probable que se limite a realizar el ejercicio que le garantice la plata. Raisman posee una rutina poderosa y sólida con aterrizajes perfectamente controlados, combinando así un alto nivel de dificultad y una ejecución arriba del promedio del resto de las competidoras, lo que sin duda la convierte en una de las rivales a vencer.
Dificultad: 6.6

Vanessa Ferrari (ITA)
Ferrari tiene una cuenta pendiente que buscará saldar en estos Juegos Olímpicos, luego de que hace cuatro años, en Londres le fuera negada la medalla de bronce tras su empate con Mustafina. Ferrari fue medallista mundial en este aparato hace 10 años y hace tres se llevó el sub campeonato del mundo, por lo que estará buscando en esta final la única medalla que le hace falta a su exitosa carrera, es por eso se estará jugando el todo por el todo en la que podría ser su última competición olímpica. Ferrari posee una rutina dinámica y poderosa aunque con un grado de dificultad común en esta final, por lo que no nos extrañaría ver que agregue algunos elementos de conexión a sus aterrizajes y así ganar décimas importantes que la acerquen a concretar su sueño.
Dificultad: 6.2 

 

Por: Andreea Balcázar