Tiempo de lectura: 2 minutos

Todos rompimos en llanto tras la reacción de John Orozco al ser nombrado como parte del equipo estadounidense para los Juegos Olímpicos de Río, hace un par de semanas. El gimnasta de 23 años había atravesado por uno de los momentos más difíciles que cualquier ser humano puede experimentar: la pérdida de una madre.

John Orozco es uno de los gimnastas que pueden ejemplificar mejor lo que es sobreponerse a la adversidad. Luego de su irremplazable pérdida y de sufrir una ruptura del tendón de Aquiles, en menos de un año, John logró regresar a las competencias y pasó de no tener posibilidad alguna para Río 2016, a conseguir un puesto como titular en el equipo olímpico. Gracias a su espíritu, solidez y estabilidad, el trabajo de Orozco vino a más y logró dejar fuera a dos de los grandes favoritos: Danell Leyva y Donell Whittenburg.

 

Lamentablemente, la mala fortuna se ha ensañado con él y hoy presenta su retirada de los Juegos Olímpicos, debido al desgarre de ligamento cruzado que sufrió mientras entrenaba en el campamento de concentración del equipo.

“ Sustituir a un miembro del equipo olímpico, siempre es una situación complicada. La lesión de John es una noticia desafortunada y devastadora. Pero el está manejando la situación como un verdadero profesional, como el campeón que él es. El está respaldando al equipo y motivando para cumplir los objetivos que tenemos”
Kevin Mazeika, Coordinador del Equipo Nacional MAG

Tras el terrible diagnóstico de Orozco, Danell Leyva, primer alternante de la escuadra estadounidense fue nombrado titular.

Fotografías: USA Today / USA Gymnastics