Tiempo de lectura: 7 minutos

Uno nunca imagina cuanto puede cambiar su vida de un momento a otro, cuando los sueños por los que se ha trabajado durante años, por tiempo completo y están a punto de consolidarse, puedan desvanecerse en un instante, sin previo aviso, sin dar oportunidad para cambiar de rumbo.

Maggie Nichols se puso en el ojo internacional luego de su extraordinaria actuación en el pasado Campeonato del Mundo. Con Simone Biles buscando el tricampeonato mundial y Gabby Douglas y Aly Raisman regresando al equipo nacional, parecía prácticamente imposible que alguien más pudiera acaparar la atención, sin embargo Nichols brilló con luz propia y se posicionó rápidamente en el gusto del público.

Tras el clasificatorio en Glasgow y gracias a las actuaciones de Nichols, la gente se cuestionaba la razón por la que Marta Karoly, coordinadora del equipo nacional, había decidido no utilizarla como all arounder sobre su compañera de equipo Aly Raisman, quien estaba pasando por uno de los momentos más difíciles de su carrera. Las puntuaciones de Nichols no sólo podrían haber sobrepasado Raisman  sino a Douglas, quien más tarde se convertiría en Sub Campeona del Mundo.

Nichols se colgaría días después el bronce en manos libres, solo detrás de Simone Biles y Ksenia Afanasyeva y con ello se postularía como gran favorita para ser parte del equipo en los Juegos Olímpicos de Río, confirmándolo meses más tarde cuando fuera elegida por Marta Karoly como la segunda gimnasta a participar en la prestigiosa Copa Americana, donde lucharía por el título con la actual campeona olímpica Gabby Douglas y con ocho gimnastas más de talla internacional como: Elli Black, Carlotta Ferlito y Mai Murakami.

La competición de Nichols fue viento en popa y se adjudicó la plata a menos de un punto de Douglas. Mientras la gimnasta de 18 años brillaba y abría su camino para los Juegos Olímpicos, el de otras gimnastas favoritas, como Aly Raisman, se veía cada vez más oscuro. Nichols tenía algo que para Karoly es de suma importancia: consistencia y eso, en conjunto con las malas actuaciones de una de sus principales contrincantes, le daban puerta abierta a la última etapa del ciclo olímpico.

Maggie Nichols Olympic Trials 2016Maggie no es esa clase de gimnastas que tienen un talento nato, es más bien de aquellas que deben trabajar el triple para conseguir estar a la altura de quienes nacen privilegiadas. Cuando el público veía Nichols veía una gimnasta sólida, pero solo quienes la siguieron desde su época de gimnasta juvenil, saben de la evolución que esta gimnasta experimentó en el transcurso de los años.

Durante su infancia, nadie hubiera imaginado que Nichols tuviera una oportunidad fundada y real de ser un miembro indiscutible para el siguiente equipo olímpico, a diferencia de lo que sucedió con gimnastas como, Carly Patterson, Shawn Johnson, Jordyn Wieber, Rebecca Bross o Simone Biles quienes desde temprana edad dieron muestra de su incomparable talento y sus grandes posibilidades en el futuro.

En un grupo de niñas prodigio como Katelyn Ohashi, Bailie Key y más tarde Simone Biles y Lauren Hernandez, resultaba difícil que una gimnasta con las características de Nichols se colara entre las grandes favoritas, pese a ello y mientras el resto de las gimnastas estaban en el ojo público y las lesiones comenzaban a hacer sus estragos en algunas de ellas, el trabajo duro iba llevando a Maggie poco a poco al camino que toda gimnasta quiere recorrer, Maggie  había sabido ser paciente y esperar al mejor momento para triunfar.

Sin embargo, su destino estaba a punto de cambiar, una lesión en la rodilla la dejaría fuera de contienda por más de dos meses, tiempo perfecto para que otras figuras relucieran y ganaran terreno rumbo al Campeonato Nacional, último selectivo para los Olympic Trials.

Maggie Nichols Olympic Trials 2016

Maggie Nichols no había tenido una carrera sencilla, las lesiones habían siempre estado a la orden del día y ésta, en la cúspide se su carrera no era nada alentadora.

Nichols regresó a competir con solo quince días para el selectivo final y lo hizo únicamente en dos aparatos: viga y asimétricas, pese a no haber tenido la competición más estable, le fue suficiente para clasificarse a la última instancia para formar al equipo olímpico, donde buscaría mostrar a Marta que aún tenía potencial para aportar importantes puntos al equipo.

Pese a que la primera noche de contienda no fue la más adecuada, logró remontar en la tabla de posiciones durante el último día al dar una competencia impecable, consiguiendo un imponente acumulado de 59.350 y con ello ubicarse como la sexta mejor all arounder del país, aún no estando al máximo de su potencial.

Lamentablemente, su actuación no fue suficiente para que Marta Karoly y el Comité de Selección la eligiera como miembro del equipo representativo para los Juegos Olímpicos de Río. Quien meses atrás se había convertido en una de las figuras predilectas de los aficionados, se quedaba en el camino al igual que más de una decena de talentosas gimnastas. Pese a su gran calidad y madurez, Nichols no fue elegida como alternante, situación por la que más de uno se cuestionó la razón, días más tarde lo sabríamos.

Marta Karoly es conocida por ver potencial donde nadie más lo ve, pero también por descubrir el mínimo error donde nadie lo reconoce y eso sucedió con Nichols, quien ayer anunciara el termino de su carrera profesional debido a que su salud física no se encuentra en las óptimas condiciones para seguir con los requerimientos que esta disciplina exige, motivo por el cual se concentrará en trabajar con su rehabilitación y así dar lo mejor de ella en la gimnasia universitaria.

“ No sé como explicar las emociones que tuve aquella noche. Estaba muy decepcionada de no haber escuchado mi nombre como parte del equipo. Estaba confundida, pero sabía que había una razón para no haber sido elegida y debía respetar la decisión del Comité.

Sé que Dios tiene un plan mayor para mí y un gran futuro está por venir. Derramé algunas lágrimas, pero en el fondo sabía que eran también de felicidad, había dado una gran competencia y me sentía orgullosa de haber podido terminar con una nota tan alta (…) pienso que las cosas pudieron ser diferentes si no me hubiera lesionado, pero todo pasa por una razón y no puedo volver en el tiempo para cambiarlo. Ahora mi cuerpo es frágil y puede lastimarse con facilidad, por lo que creo que es tiempo de mirar hacia otro lado. He conseguido muchas cosas en un periodo corto de tiempo y me siento orgullosa de ello, gracias a la gimnasia he podido recorrer el mundo y guardar memorias para toda la vida, me siento muy agradecida por haber podido experimentar tanto.

Por: Andreea Balcázar
Fotografias: AP/USA Gymnastics