Tiempo de lectura: 5 minutosPese a ser una de las figuras más prominentes de la gimnasia británica desde inicios del ciclo olímpico pasado, Ellie Downie logró su primer título nacional este 2017 al imponerse a una nueva generación de gimnastas durante el Campeonato de Gran Bretaña.

Downie, olímpica en Rio 2016, consiguió un acumulado de 55.350 puntos [54.55 sin contar la bonificación doméstica], un importantísimo resultado para su primera competencia del año, lo que le da la confianza justa para presentarse en la próxima Copa del Mundo de Londres y por su puesto para buscar brillar en el Campeonato Europeo, a celebrarse en un par de semanas, donde buscará mejorar el bronce obtenido en Montpellier 2015.

Downie comenzó la competencia, ejecutando un Yurchenko con doble giro con el que consiguió un 14.500, situación que de inmediato la llevó a la cabeza de la tabla, de donde no descendió a pesar de una caída en asimétricas y un par de grandes desbalances en la viga durante un ejercicio que tiene mucho potencial y con el que no nos extrañaría tuviera grandes logros una vez perfeccionada su ejecución, pues la gimnasta de 17 años posee no sólo el dinamismo necesario para una especialista en viga, sino una considerable dificultad, una buena composición y una bellísima amplitud en sus saltos.

Ellie, terminó su competencia con un poderoso ejercicio de manos libres con el que estrenó música y coreografía, muy al estilo de la gimnasia universitaria, así como una línea acrobática, al incluir un doble con doble agrupado de gran altura y potencia, cabe mencionar que además de los ajustes al nuevo CoP, Downie se prepara para aumentar sus posibilidades en salto, pues prepara un Cheng que poco a poco va luciendo en mejor forma.

Pese a clasificar a todas las finales, Downie decidió competir únicamente en salto y asimétricas, colgándose el oro en ambos eventos, justificando a la perfección su elección como parte del equipo para el Campeonato Europeo y en el que, hasta el momento, estará acompañada de su hermana Becky Downie y sus compañeras en Río: Claudia Fragapane y Amy Tinkler quienes también han vuelto a las competencias a pesar de los escasos meses de preparación.

El segundo sitio de la competición general fue para Alice Kinsella y Maisie Methuen con un total de 53.300, ambas en su primer año como seniors, y quienes sin lugar a dudas tienen el potencial para ser parte del equipo nacional, situación que no será sencilla debido al estrechez de espacios para algunos eventos internacionales este ciclo olímpico y razón también por la que las gimnastas más experimentadas deberán esforzarse doblemente por recuperar con rapidez su nivel e incluso mejorarlo.

En este Campeonato Nacional también pudimos ver al resto del equipo olímpico, con excepción de Ruby Harrold quien está compitiendo en Estados Unidos en la gimnasia universitaria. En términos generales, tanto Claudia Fragapane como Becky Downie se observan lo suficientemente fuertes para conservar su nombre en la lista de participantes del Campeonato Europeo, pues si bien compitieron únicamente en un par de eventos han recuperado ya su dificultad y de acuerdo a sus redes sociales, siguen trabajando en mejoras para el resto de los aparatos.

Ambas clasificaron a las finales de su especialidad, sin embargo Becky cayó durante su ejercicio de asimétricas quedándose con el tercer sitio, mientras que Fragapane se quedó con la plata en manos libres tras ejecutar una rutina muy diferente a las que hemos visto en su carrera, en ella muestra algunos de los elementos coreográficos utilizados en el reality de baile en el que participó el año pasado, lo que detona en un estilo más estilizado y maduro.

Por su parte, Amy Tinkler, medallista de bronce en Rio 2016 y  quien comenzó su año de competiciones en American Cup a inicios de marzo, donde tuvo una actuación un tanto precaria, corrió con la misma suerte durante el Campeonato Nacional y es que a pesar de ubicarse cuarta en el único evento en el que participó, es notorio que aún no está en su forma ideal y que quizá la Federación deba esperar unos meses más para incluirla en la escuadra nacional, dando así la posibilidad a alguna nueva gimnasta de obtener experiencia rumbo al Campeonato del Mundo.

Si bien, tanto las hermanas Downie como Fragapane tienen mucho por mejorar y la nueva generación de gimnastas de GBR lucen en buena forma, las olímpicas continúan siendo un engranaje funcional que puede seguir dando grandes resultados en las próximas competiciones, sobre todo tomando en cuenta la situación actual de la gimnasia europea.