Tiempo de lectura: 3 minutosRumania comienza una nueva etapa, un momento de reforma tras el caótico ciclo olímpico que termina y que mejor forma de hacerlo que visualizar al futuro de su gimnasia en el Campeonato Nacional Individual Juvenil que se llevó a cabo en la mítica ciudad de Deva, misma que desde hace unas semanas volvió a ser la casa de este deporte.

Ocho participantes de la categoría principal, nacidas entre el 2001 y el 2002, compitieron en el all around de la segunda etapa del Campeonato Nacional, tras haberse clasificado a este evento en el pasado mes de Junio.

Con un acumulado de 56.700, Olivia Cimpian (2001), quien fue parte del equipo de bronce en el pasado Campeonato Europeo Juvenil, se adjudicó el título de la competición general luego de presentar un limpio Yurchenko con giro y una interesante rutina manos libres, en la cual hizo uso no sólo de su innegable potencia sino de su experiencia con los giros, tras su paso por la rítmica. En asimétricas realizar uno de los ejercicios más estables de la contienda, mientras que en viga tuvo grandes problemas para completar su dificultad, la cual combina de forma equilibrada la ejecución de acrobáticos con combos de saltos.

El segundo sitio fue para Laura Iacob (2002) con un acumulado de 56.300. Iacob demostró ser parte de la tradición rumana al incluir entre sus fortalezas la viga de equilibrio y los ejercicios de manos libres, donde no sólo posee una gran técnica sino un interesante uso de dificultad. La gimnasta de 14 años es sin duda una de las grandes apuestas de este país rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio, pues si bien no ha sido parte del equipo principal juvenil en el último año es una de las gimnastas más completas de esta nueva generación.

A sólo .15o de Iacob, Ioana Crisan (2001) se adjudicó el bronce con una sorprendente rutina de seis puntos de dificultad, que de mantenerla consistente, podría catapultarla directamente al equipo senior el próximo año y hacer su debut en casa durante Campeonato Europeo 2017.

Finalmente, la Campeona Europea Juvenil en manos libres y medallista de plata en salto: Denisa Golgota (2002) se quedó a unas décimas del podio, pero se reiteró como una de las mejores saltadoras de su país al ejecutar un gran DTY, mismo que le valió el oro en la especialidad. Golgota además sumó una plata con su ejercicio de suelo.

No hay duda que pese a los malos momentos, Rumania posee un interesante grupo de gimnastas juveniles, que de mantenerse sanas y motivadas, podrían no sólo fortalecer a un equipo senior prácticamente destrozado, sino convertirse en la base de la escuadra en un par de años.

Resultados Completos aquí 

Fotografía: Federación Rumana de Gimnasia