La primera Copa del Mundo del circuito 2017 y del ciclo olímpico bajo el nuevo COP llegó a su fin con enormes actuaciones en cada uno de los eventos que se celebraron: salto, paralelas y fija en MAG, así como viga y suelo en WAG.

La noche comenzaba en salto con Kenzo Shirai, medallista de bronce en Río en esta especialidad, y que se llevaba su segundo oro en Melbourne tras ejecutar un impresionante Yurchenko con triple giro y una  Tsukahara con dos giros y medio con los que obtenía un acumulado de 14.916, nota que nadie pudiera derribar.

La final de viga, mientras tanto, estaba repleta de expectación por ver competir a la actual campeona olímpica de viga: Sanne Wevers, quien no defraudó con su actuación al ejecutar una hermosa rutina que modificó para subir 6 décimas a comparación de los clasificatorios y que si bien conserva el 90% de la estructura vista en Rio, poco a poco se va adaptando al nuevo código de puntuaciones.

Wevers tuvo un ejercicio casi perfecto con un sólo desequilibrio en la última de sus conexiones, mismo que le costó el oro ante Liu Tingting y un ejercicio perfectamente adaptado a las nuevas normas de este deporte y que en retrospectiva no sólo es un deleite a quien la observa sino un material lleno de nostalgia que nos hace remitir 20 años atrás para recordar a grandes exponentes de la gimnasia.

En el tercer sitio, con una rutina más conservadora, se colocó la australiana Emily Little, olímpica en Londres 2012. Little posee un estilo menos dinámico y con menor grado de dificultad que la mayoría de las competidoras, sin embargo lo contrarresta a la perfección con su experiencia y temple, este último el que le hiciera falta a la china Luo Huan para repetir su actuación de los clasificatorios. Huan, no sólo cuenta con un ejercicio perfectamente armado o una gran dificultad, sino una casi impecable ejecución, misma que mostró durante toda su rutina, pero que no pudo mantener en el último momento pues cayó sentada tras la ejecución de su doble carpado, situación que no sólo le costó el oro sino el podio.

En el otro lado de la Arena, la rama varonil hizo lo propio en paralelas. Temprano en la competencia, el turco Ahmet Onder sufría una fractura de dedo tras una caída, razón por la que no logró terminar su ejercicio y abrió con ello paso al resto de los contendientes que pronto fueron liderados por Zou Jingyuan y un imponente 15.166 que ni Kenzo Shirai ni Ferhat Arican lograron alcanzar, quedándose con la plata y el bronce respectivamente.

Para sorpresa de muchos, por la presencia de dos chinas en la en la última final femenil de Melbourne, Emily Little se impuso como anfitriona para llevarse el oro de manos libres, luego de que la medallista en Rio y finalista de esta especialidad: Wang Yan decidiera no participar. Little ejecutó como primera línea un imponente doble extendido con aterrizaje perfecto, seguido de un full tuck y doble agrupado para cerrar con un sólido doble carpado que le valieron el oro. La plata en esta ocasión fue para su compatriota Georgia Godwin y el bronce para la china Liu Tingting que previamente ganara el oro en viga y quien cayera durante la ejecución de su segunda línea acrobática para conformarse con un modesto 12.733.

Emily Little de Australia gana el oro en suelo en Copa del Mundo de Melbourne 2017

Finalmente, Shirai volvió a subir al podio al quedarse con el oro de barra fija. Pese a que en los clasificatorios el Japonés cayó durante una de sus soltadas, logró mantenerse estable en su último ejercicio en Melbourne, que si bien aún no contiene su dificultad potencial da muestra de la belleza de sus líneas y de la gran ejecución que es capaz de dar fuera de sus dos principales especialidades. A Kenzo le siguieron el australiano Mitchell Morgans y su connacional Yusuke Saito.

Si bien, Melbourne no convocó a un mayor número de olímpicos, la presencia de Wevers y Shirai, así como de Wang y el equipo chino representó un delicioso entremés para lo que será la temporada 2017, además de permitirnos observar las tendencias hacia las que se dirigen los ejercicios con el nuevo COP, sobre todo en la vida de equilibrio. No cabe duda que los próximos meses, que por cierto están llenos de Copas del Mundo y Campeonatos Nacionales, así como del Europeo, prometen ser una magnífica puerta no sólo para contemplar la renovación que cada cuatro años trae nuestro deporte, sino el surgimiento de las nuevas figuras que estarán buscando construir su camino rumbo a Tokio 2020.

Si te perdiste el primer día de finales puedes leer el resumen aquí o si quieres conocer los resultados finales con notas de ejecución y dificultad da clic aquí.

Fotografía: World Cup Gymnastics Melbourne