Tiempo de lectura: 4 minutosEl primer día de finales de la Copa del Mundo de Melbourne estuvo lleno de buena gimnasia. La competencia comenzó, como es costumbre, con salto y asimétricas en la rama femenil y suelo y arzones en la varonil, finales que contaron con la presencia de dos campeones olímpicos y una medallista olímpica.

La final de suelo estuvo protagonizada por el gran favorito de este aparato en los últimos años, el japonés Kenzo Shirai, quien ha agregado nuevos elementos a su rutina, demostrando que su poder de giro aún puede maximizarse, pese a ello y a que su ejercicio es simplemente espectacular, tuvo fallos constantes de ejecución, sobre todo en los aterrizajes que no logró controlar del todo, lo que le llevó a conseguir una nota de 7.5 en E, la cual no fue obstáculo para imponerse al resto de los competidores, debido a su extrema dificultad (7.2).

Por su parte, en la final de salto femenil vimos ejercicios interesantes, sobre todo por parte de dos de las gimnastas más experimentadas, quienes por su puesto se quedaron con los primeros sitios de la competición.

Wang Yan, medallista de bronce en Rio 2016, consiguió el oro de la especialidad, al ejecutar una tsukahara con doble giro y un Rudi. Con un más de un punto de diferencia en dificultad con la siguiente competidora, la ventaja de Yan era evidente desde antes de iniciar la contienda, sin embargo el aterrizaje corto de su primer salto, le restó importantes décimas a su acumulado, que se redujo a sólo 0.051 entre ella y la australiana Emily Little quien tuvo una competencia extraordinaria al realizar sus dos saltos con gran técnica: Yurchenko con doble giro y 1/1 Tsukahara.

El tercer sitio fue para la también australiana, Naomi Lee que con 13.383 que a pesar de quedar por debajo por casi un punto, dejó claro que tiene un gran potencial como saltadora.

Una de las participaciones más esperadas de la noche y que cumplió con el publico asistente fue la del Campeón Olímpico de arzones en Londres 2012, Krisztian Berki. El gimnasta de 31 años, tomó un descanso luego de que en Glasgow 2015 no lograra clasificar a los que serían sus segundos Juegos Olímpicos y aunque en un inicio se vio en este acto un posible retiro, meses después confirmó que su camino seguiría y que buscaría completar un ciclo olímpico más.

Berki regresó a las competencias locales hace algunos meses, pero fue esta su primera aparición internacional en más de un año. Con una excelente rutina, de movimientos firmes, dinámicos y elegantes que le valió un importante 14.933, el húngaro mostró con su ejercicio estar en excelente forma y dispuesto a seguir mejorando para volver a situarse en lo alto de élite de esta especialidad.

Para la final de asimétricas, China pudo demostrar su poderío en este aparato al quedarse con el oro y la plata a manos de Liu Tingting y Luo Huan quienes también son grandes favoritas al título de viga. Pese a que ambas gimnastas poseen líneas extraordinarias, un gran ritmo y un buen nivel de dificultad, tuvieron pequeños errores que las llevaron a bajar sus notas de ejecución a comparación de las dadas durante los clasificatorios.

El bronce en este evento fue para la gimnasta de casa Rianna Mizzen, quien también se enfrentó a algunas dificultades al inicio de su ejercicio pero que le fueron suficientes para colarse al podio con un 13.433.

Finalmente en la Arena, pero no compitiendo, Aly Raisman hizo su aparición como embajadora del encuentro, habló sobre sus días en el continente australiano y de la importancia de hacer crecer este deporte en el mundo, así como de su carrera la cual pretende retomar próximamente.

Mañana se realizarán las finales de viga y manos libres para la gimnasia femenil, mientras que varonil competirá en paralelas, anillos, salto y fija.

[Ver Resultados]  [ Videos WAG ]  [Videos MAG]

Fotografías: Gymnastics World Cup Melbourne Facebook