Tiempo de lectura: 4 minutos

El Salón Internacional de la Fama de la Gimnasia indujo a su clase 2017: Oksana Chusovitina, Shun Fujimoto, Alexei Nemov y Alicia Sacramone. 

Cuatro importantes figuras de la gimnasia fueron introducidas al Salón Internacional de la Fama de Gimnasia. La clase del 2017 estuvo representada por:  Oksana Chusovitina, Shun Fujimoto  Alexei Nemov Alicia Sacramone, quienes se unen a otros 91 gimnastas que han recibido este reconocimiento.

Larga vida a Chusovitina

Por primera vez en su historia, esta es la primera vez que Salón Internacional de la Fama de Gimnasia introduce a una gimnasta que continúa activa en competencia: Oksana Chusovitina. La leyenda de la gimnasia de 41 años, ha competido consecutivamente en siete Juegos Olímpicos.

Chusovitina además cuenta con cinco elementos con su nombre en el Código de Puntuación. Ha conquistado once medallas en Campeonatos del Mundo, incluidos dos oros, así como dos medallas olímpicas, además de competir para cuatro equipos diferentes: Unión Soviética, Equipo Unificado, Alemania y Uzbekistán.

Al recibir su reconocimiento, Chusovitina, atreves de su interprete y también amiga: Svetlana Boginskaya, dijo a los presentes: “Parece que este honor sólo lo dan a los gimnastas retirados, pero en mi caso no lo estoy y quizá no vivan lo suficiente para verme retirada. Así que continúen esperando”.

Así mismo, agradeció a su madre el hecho de continuar en el deporte: “Mi madre es la culpable de que aún siga aquí, cuando le plantee la idea de volver luego de tener a mi hijo, me dijo: eso es imposible, y véanme aquí. Ella siempre quiso que fuera científica o pianista, pero no atleta, así que quizá el día que me diga: Ok, estoy de acuerdo con que seas gimnasta, sea el día en que decida decir adiós.”

El carácter indomable de Fujimoto y Nemov 

Por su parte, Shun Fujimoto fue homenajeado por su actuación en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, donde el equipo japonés consiguió el oro por quinta ocasión consecutiva. Fujimoto, tuvo una importante lesión en el tobillo al inicio de la competencia, lo que no fue un impedimento para continuar sus ejercicios en el resto de los aparatos. Sin embargo el momento cumbre de su convicción llegó en los anillos, cuando debía ejecutar una difícil salida, que sin duda causaría gran dolor a su tobillo roto. Fujimoto consiguió dar la mejor rutina de su carrera, consiguiendo un 9.70 que le impidió continuar con el resto de la competición, pero que motivó a sus compañeros de equipo a ganar a la USSR por sólo .45 décimas.

El polémico, Alexei Nemov fue reconocido por su brillante carrera. Nemov debutó en el Campeonato del Mundo de 1993 con tan sólo 16 años de edad, lo que lo puso de inmediato en la mira del mundo por su incomparable talento. En los Juegos Olímpicos de 1996, lideró al equipo a conseguir el oro, adjudicándose cinco medallas más de forma individual. Para Sydney 200o se consagró como el rey de la gimnasia al colgarse el oro en el all around, al que le sumó cinco medallas más nuevamente.

 

La imparable Sacramone

Finalmente, Alicia Sacramone fue inducida gracias a su sobresaliente carrera internacional. Sacramone se colgó el oro en suelo y el bronce en salto durante su primer Campeonato del Mundo en Melbourne 2005. En los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 consiguió la plata con su equipo para un total de 10 medallas de Campeonatos del Mundo, el mejor resultado de una gimnasta estadounidense hasta la llegada de Simone Biles.

El Salón Internacional de la Fama de la Gimnasia, IGHF, por sus siglas en inglés, se ha dedicado a rendir homenaje a los logros gimnásticos y contribuciones al deporte de las grandes figuras internacionales de esta disciplina, incluidos gimnastas, entrenadores y autoridades. Fue fundado en 1972, pero el actual museo abrió sus puertas hasta 1997. Se ubica en Oklahoma y es parte del Museo de la Ciencia de ese país.