Nueva Zelanda, estará permanentemente ligado a los Juegos Olímpicos, luego de que Christchurch Gymnastics School, una de las más importantes escuelas gimnásticas de aquel país decidiera adquirir uno de los sets de aparatos utilizados durante los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Christchurch Gymnastics School, gimnasio que vio crecer a Courtney McGregor, quien llevó a Nueva Zelanda a la máxima Justa deportiva por primera vez tras 16 años de ausencia, atravesó por momentos complicados hace un lustro, cuando un terremoto de 6.3 grados en escala de Richter, sacudiera la Christchurch y le quitara la vida a 185 personas, destruyendo a su paso prácticamente toda la ciudad. Tras poco más de un año de reconstrucción, las puertas de CSOG volvieron a a abrir gracias las donaciones de la comunidad gimnástica en el mundo.

Rio 2016 Arena Gymnastics

Este año se dio a conocer que CSOG será parte del proyecto que busca revivir el Parque QEII, mismo que fuera el recinto sede los Juegos de Commonwealth en 1974 y que pretende estar a disposición del público a partir de Abril del 2018.

Por dicha razón, la venta de los aparatos utilizados en Rio resultaba totalmente pertinente para Avril Enslow, ejecutiva en jefe del gimnasio, pues en ellos no sólo podrían formarse las nuevas generaciones de gimnastas neozelandeses, sino que además representarían una importante oportunidad para que en el futuro Christchurch pueda postularse como sede de eventos nacionales e internacionales, para así hacer crecer su programa y el interés del púbico por este deporte.

La inversión de CSOG será de $125,000 dólares neozelandeses, el equivalente a un millón ochocientos doce mil quinientos pesos mexicanos (91,430 USD/81,490 Euros), monto que incluye: el caballo con arzones, los anillos, las barras paralelas, la barra fija, el caballo, la viga de equilibrio, botadores, colchonetas y los recipientes de magnesia, todos manufacturados por Spieth Anderson.

Para adquirir el área de suelo y las barras asimétricas se deberán pagar $40,000 dólares neozelandeses más pues estos fueron fabricados por otra empresa, cuyo convenio no incluía la reducción de costos para que pudieran ser adquiridos por naciones cuyos programas se encuentren en desarrollo.

 

Fuente: stuff.co.nz