La gimnasta de nacionalidad china, Shang Chunsong, terminó cuarta en la competición all around y quinta en la final de asimétricas en los Juegos Olímpicos de Río, mientras que su compañera de equipo. Wang Yan de sólo dieciséis años fue la revelación del equipo al conseguir tres finales, sin embargo no consiguió preseas individuales al ubicarse sexta en el all around, quinta en salto y manos libres, mientras que la Campeona del Mundo en asimétricas, Fan Yilin, fue sexta en viga y no consiguió la final de su especialidad por menos de media décima.

Pese a ello, las integrantes del equipo -todas compitiendo en sus primeros Juegos Olímpicos- se sienten satisfechas con los resultados.

No me sentí nerviosa tras la final de asimétricas, sabía que las posibilidades eran pocas y que la diferencia entre una gimnasta y otra sería muy estrecha. En realidad ni siquiera me preocupé por el resultado, estaba muy relajada y disfrutando de la competencia.

Shang Chunsong Rio 2016
Tras la final de asimétricas, Shang cerró su capítulo olímpico en Río. Mirando atrás, ella cree que fuera del bronce que obtuvieron como equipo y del arrepentimiento de sus errores, se siente feliz con su experiencia.

 

No se trata de obtener una medalla de oro. Se trata de obtener una medalla individual. Mi objetivo siempre ha sido tener mi foto en el “Muro de los Campeones” en el Centro de Entrenamiento Nacional, pero sé que me hacen falta algunas habilidades en comparación a otras gimnastas, pero eso no me limita a ponerme objetivos altos, sin embargo soy consciente de mis limitaciones, nunca he pensado en ganar un oro olímpico, ganar un Campeonato del Mundo es suficiente para mí.

Además de la final de asimétricas, Shang compitió en la final all around, donde terminó a unas décimas de lograr el podio, razón por la que rompiera en llanto y su imagen diera la vuelta al mundo.

Shang Chunsong crying rio 2016

 

No estaba satisfecha ni conmigo ni con el resultado, porque fue muy cerrado. Si la diferencia entre Mustafina y yo hubiera sido mayor, no me hubiera sentido tan devastada.

Mientras ella estaba destrozada por los resultados de la competición all around, su mejor memoria de estos Juegos también la tuvo ese día, pues mientras lloraba, Marine Brevet de Francia se acercó a ella, la abrazó y le besó la frente para alentarla.

Comparado con el bronce que siempre había querido, creo que lo que más valoro es la amistad, porque sólo nos habíamos visto una vez antes, y a pesar de ello se acercó a mí y me mostró su gentileza, su brillo que dio tranquilidad a mi corazón.

gettyimages-587770504
Tal como este sencillo gesto la reconstruyó ese día, Chunsong basa su vida en la sencillez. No ambiciona con la fama ni el reconocimiento, no desea ser recibida como una estrella en su país, por lo contrario, lo único que desea es ver a mi familia, a la cual sólo ha visto una vez desde hace seis años cuando fue reclutada para el equipo nacional.

En Changsha, su pueblo natal, Shang ha pagado ya el depósito del apartamento de su hermano, quien sufre de ceguera y ahora planea hacer lo mismo para sus padres con el dinero obtenido tras los Juegos Olímpicos.

Quiero que mis padres usen el dinero que yo gané. Nuestra situación financiera ha cambiado radicalmente en los últimos años, ahora pueden vivir más cómodamente, pero ellos siguen siendo muy mesurados con ellos mismos. Incluso cuando se llegan a gastar el dinero que yo les doy, me lo regresan cuando han ganado de vuelta en su trabajo, son demasiado considerados conmigo.

Para Shang, su familia es una motivación, no una presión.

 

La gimnasta de 20 años, explica los sacrificios que su familia hizo para que ella pudiera sacar provecho a su talento y se dedicara a hacer lo que ama. Para poder solventar los entrenamientos, sus padres debía pedir prestado con regularidad, e incluso su hermano decidió renunciar a la escuela y comenzar a trabajar para poder completar los gastos y apoyar a Shang con sus sueños, por ello cree que la más grande forma de retribuir a ellos, no es el sustento económico que pueda darles sino el que puedan ver su fotografía en el “Muro de los Campeones”, razón por la que seguirá trabajando duro hasta que lo consiga.

Pero antes de regresar a las largas jornadas de trabajo hay una sola cosa que Shang desea hacer “Sólo quiero comer comida china, cualquier platillo, no importa que, mientras sea comida china, incluso fideos instantáneos.

 

Traducción: Andreea Balcázar
Artículo original: Coach Lu told me to be consistent