Tiempo de lectura: 5 minutos

La Campeona Olímpica en Río 2016, Simone Biles, ha declarado mediante su cuenta de twitter ser una más de las sobrevivientes de los atroces actos de Larry Nassar, ex médico del equipo estadounidense de gimnasia.

Luego de que en el mes de Octubre de 2017, se lanzara la campaña en redes sociales #MeToo, con la que se buscaba evidenciar la violencia, física, psicológica y sexual de la que las mujeres somos víctimas diariamente en todos los ámbitos de nuestra vida, decenas de gimnastas de todo el mundo se manifestaron y dieron sus propios testimonios. Entre los casos más conocidos se encuentran los de: Tatiana Gutsu, McKayla Maroney, Aly Raisman, Gabrielle Douglas y Maggie Nichols, las últimas tres, víctimas a manos del ex médico de la selección de gimnasia estadounidense, Larry Nassar.

Pese a que los casos contra Nassar llevaban años en investigación y se hicieron públicos a mediados del 2016, poco antes de los Juegos Olímpicos de Río, eran escasos los medios que brindaban cobertura, incluso aún cuando éstos ya era investigado por el FBI.

Fueron las declaraciones de Mckayla Maroney, a finales del año pasado, las que dieron un giro al caso. El mundo deportivo se conmocionaba al escuchar con detalle la historia de horror de una Campeona Olímpica y se preguntaba cuántas más saldrían a la luz.

No era de extrañar que expertos en crisis de abuso sexual, aseguraran que más casos se unirían a las, hasta entonces, 140 acusaciones contra Larry Nassar y así fue. A Maroney le siguieron sus compañeras de equipo en Londres 2012: Aly Raisman y Gabrielle Douglas.

Simone Biles, Aly Raisman y Gabrielle Douglas víctimas de Nassar.

Aly Raisman, Simone Biles y Gabrielle Douglas en los JJOO de Río 2016. Fotografía: NBC Olympics

Desde entonces, Raisman se ha convertido en la voz de generaciones de gimnastas que han sufrido de violencia sexual. La bi campeona olímpica ha sido tajante con su postura contra la Federación Estadounidense de Gimnasia, la Universidad de Michigan y el Comité Olímpico Estadounidense, Instituciones que, pese a saber los antecedentes de Nassar, permitieron que éste continuara laborando para ellas, poniendo en riesgo a cientos de deportistas.

Ante esto, y ya con Nassar condenado a un primer cargo, el futuro de la gimnasia estadounidense pende de un hilo, no sólo porque se ha convertido en un organismo poco seguro para las futuras atletas, sino porque los principales patrocinadores de USAG han retirado su apoyo, poniendo en jaque las principales competiciones de aquella nación.

Hace a penas unos días, debido al proceso judicial de Nassar, se dio a conocer una víctima más del pederasta: Maggie Nichols, Campeona del Mundo en Glasgow 2015 y quien compartiera podio en múltiples ocasiones con su mejor amiga, Simone Biles.

Biles manifestó de inmediato su solidaridad y apoyo ante la valentía de Nichols, de la misma forma que lo hizo con Maroney, Raisman y otras sobrevivientes. Pocos esperaban que días después, una de las gimnastas más conocidas del mundo realizara una declaración da tal impacto como la de hoy, y es que ella también era parte de la larga lista de abusos de Nassar.

Simone Biles otra víctima de Larry Nassar

Simone Biles y su entrenadora Aimee Boorman en JJOO de Río 2016. Fotografía: BBC

Muchos de ustedes me conocen como una mujer feliz, risueña y energética, pero últimamente me he sentido rota y por más que he intentado apagar esa voz que me atormenta, ésta se escucha cada vez más fuerte.

Hoy, ya no tengo miedo de contar mi historia. Soy una sobreviviente de abuso sexual a manos de Larry Nassar. Por favor créeme cuando digo que fue mucho más difícil para mí aceptarlo y hablarlo conmigo misma, de lo que es ahora contarlo al mundo. Fueron muchos los motivos por los que había decidido no contar mi historia, pero sé ahora que no fue mi culpa.

Durante mucho tiempo me pregunte ¿En realidad fui tan ingenua? ¿Fue mi culpa que esto pasara? Después de mucho trabajo sé que la respuesta es NO. No cargaré más con la culpa que le corresponde a USAG y las otras instituciones que permitieron que él siguiera trabajando.

Es imposible no revivir esos actos, más pensando que mi sueño es llegar a Tokio 2020 y que para hacerlo deberé entrar nuevamente a los sitios donde fui abusada. Después de escuchar las valientes historias de mis amigas, he comprendido que este horrible acto no me define como persona. Soy mucho más que esto. Soy única, inteligente, talentosa, motivada y apasionada por lo que hago. Me he prometido que mi historia será mucho más grande que esto y les prometo a ustedes que nunca me rendiré, entregaré con el corazón y alma en cada entrenamiento, en cada competencia, por que amo este deporte y porque nunca he sido alguien que renuncie. No dejaré que un hombre y sus cómplices roben mi amor y mi dicha.

Necesitamos saber por qué le fue permitido durante tanto tiempo vivir de su abuso. Necesitamos crear precedente para que esto no vuelva a pasar jamás.

Seguiré trabajando a pesar del dolor. Les pido a todos sean amables y respeten mi privacidad. Este es un proceso que sólo el tiempo me ayudará a superar.

Con amor, Simone Biles.

 

Por: Andreea Balcázar
Fotografías: NBC Olympics/ BBC/ Getty Images