Tiempo de lectura: 5 minutosOlympics Day 2 - Gymnastics - Artistic

Viktoria Komova, no logró el oro, por partida doble, gracias a gimnastas Estadounidenses. En el 2011 en Tokyo, perdió el oro de manera sorprendente, pese a los errores de Jordyn Wieber, quien se colocó primera. La historia de Londres, no fue distinta y todos la conocemos.

Muchos juzgaron a Vika, por su actitud en las competencias, pareciera el de una chica caprichosa y enojada porque existía alguien mejor que ella, pero poco hay de razón en esas aseveraciones, en gran medida injustas. Vika, tanto en el mundial como en los olímpicos fue víctima de notas injustas y resultados favorecedores hacia sus contrincantes, recordando un poco la historia de su compatriota  Ana Pavlova, a quienes los jueces no le hicieron justicia a su capacidad.

A continuación una entrevista con Viktoria Komova después de Londres que demuestra la personalidad de la verdadera Vika.

Antes de la competencia, ¿ a qué gimnastas veías como tus rivales? 

A las Estadounidenses  – Wieber y Raisman.

Douglas, no estaba contemplada como tal?  

Realmente no esperaba que en menos de un año hubiera progresado tanto, ella estuvo también en el mundial de Tokyo en el 2011, nada especial. Era difícil imaginar que pudiera ganar el oro en Londres.

Londres fue en lugar donde se vivieron, en especial tú, muchas emociones. 

Competir siempre es complicado, no importa donde lo hagas, perder es muy difícil y ganar siempre es glorioso. Sólo puedo decir que había mucha esperanza depositada en Londres.

Recuerdo, cuando eras una niña y tu entrenador decía “Nosotros no trabajamos, jugamos; hacemos que las cosas sucedan. ¿sigue siendo así?

Probablemente, estoy segura eso fue hace mucho tiempo atrás. Entrenar ahora, es más trabajo. Me he vuelto más consistente con el tiempo, pero para lograrlo hay mucho trabajo de por medio. Hay cosas que te gustan y otras que no, por ejemplo el acondicionamiento físico, no me gusta y no me gustará nunca, pero sé que tengo que hacerlo. Los elementos de dificultad no sólo se tienen que aprender sino mejorar, tus rivales hacen lo mismo, esa es la razón por la que se tiene que trabajar arduamente.

Escuchamos mucho que habías cambiado, madurado… 

Después del campeonato del mundo en Tokyo, los problemas con el jueceo, me hicieron más fuerte, digamos que crecí internamente. Empecé a ver la gimnasia de otra forma.

En Londres, en el AA, después de tu rutina de piso, pensabas que podías dar la vuelta al marcador y ser primera?

Sí, todo era tan real, sabía que tuve un error que pudo ser aprovechado por cualquiera de mis rivales, lo entendía, pero quería que algo pasara. Los minutos antes de los resultados eran tan largos, y pensaba ¿ y si el número que necesito, de repente aparece en el tablero?

Por supuesto que me derrumbé cuando vi que era la plata, no llegué a Londres por un segundo lugar, a pesar de eso  siempre hay que seguir luchando hasta el final y eso es lo que hice, aunque muchos piensen lo contrario, nunca me di por vencida, no importaba cuan mal estaban las cosas, siempre piensas en el éxito.

En el AA, le di la victoria a Gabby desde el principio, después de mi  salto, en ese momento no estaba deprimida, todo lo contrario estaba muy enojada, los nervios vinieron en los ejercicios de viga, he ahí la razón de mis errores, tenía los pies muy dolidos y todo empeoró con la salida, pero ya nada podía hacer, en piso di todo de mi, realmente lo intenté, pero no fue suficiente.

Te fuiste de Londres con dos platas ¿ se pueden compararla una con la otra? 

Estoy mucho más contenta con la medalla por equipos. En mi competencia individual tuve errores, sé que pude haberlo hecho mucho mejor, a demás, por equipos, la plata era lo más que podíamos lograr, era simple, no era realista para nosotros poder vencer a las americanas en Londres. Pero en el AA, pude hacerlo sin problemas, en los clasificatorios fui primera.

Para concluir… ¿Quién es Vika?

La misma de siempre, alguien que sale y lucha, que no se da por vencida, que enfrenta todo, alguien que no se preocupa mucho. El primer día de competencia en Londres entré sin ninguna preocupación, tranquila. En cambio en la final de viga, estaba temblando. Quizá porque todo pasó tan rápido, y porque ansiaba estar en el Podio. Definitivamente estuve más nerviosa en las finales individuales que en el AA y simplemente tienes que pensar “No puedes dejar ir todo por lo que has trabajado”.

Después de Londres, conocí a mi ídolo Svetlana Khorkina y me dijo: “No llores, tu día va a llegar y será sólo para ti”

¿Estas lecciones te dejan algo para Río ? 

Si, debo ir por los oros que deje en Londres.